ecommerce

Si quieres iniciar un ecommerce pero no sabes por dónde empezar, toma en cuenta esta lista de ideas y tips para que el proceso sea no solo de aprendizaje sino de éxito y errores al mínimo.

La idea

Muchas veces queremos iniciar un negocio y en el apuro pensamos que solo se trata de tener un producto y venderlo en internet para generar ganancias, así de simple. No podemos abrir un ecommerce de lo que se nos antoje vender sin analizar bien cuál es la idea de negocio realmente. Las características de una buena de negocio online son:

  • Debe ser de poca inversión, al menos en plataforma digital, inventario es otra cosa.
  • Debe poseer un sistema que funcione solo, echa mano de plugins y plataformas online de ventas que se ocupen de todo el proceso y solo debas monitorear.
  • Debe ser escalable. Escoge una idea de negocio que esté abierta a la posibilidad de crear más unidades a futuro y crecer.

Pregúntate: ¿cómo me va a generar ganancia? ¿es sostenible esta modalidad? ¿Qué me diferencia de otros ecommerce? Desarrolla un producto mínimo viable que tenga el mínimo costo y pruébalo en el mercado. Por ejemplo: ¿vendes infoproductos? Desarrolla tu primer ebook y monitorea su éxito. ¿Funciona? Genera un workbook que lo acompañe. Puedes vender el ebook, luego el workbook a los mismos clientes o venderlos juntos a clientes nuevos. Si falla, estudia los errores y vuelve a formularlo.

Tu competencia

Algo que te puede ayudar a darle más forma a lo que hablamos en el punto anterior, es que debes tomar en cuenta la competencia. ¿Quién es tu competencia? ¿Qué nivel de calidad tiene en sus productos? ¿Cuáles son sus fortalezas? ¿Cómo es su proceso de ventas y su estrategia de marketing?

Después de definir por qué alguien consumiría los productos de tu competencia, piensa en sus debilidades. ¿Su producto es de alta calidad pero el proceso de compra en su página web es engorroso? Diferénciate con un proceso de compra fácil y rápido. Encuentra su “pata coja”, no con la intención de señalarlo, sino de ver cómo mejorar tu propio proceso.

Revisa las finanzas

Nunca empieces un ecommerce sin sumergirte de lleno en el tema de las finanzas. Necesitarás saber cada detalle de la estructura de costos, cómo se manejarán los recursos dentro del proyecto: ¿cuánto cuesta adquirir un cliente? ¿y volver a adquirirlo? ¿Cuál es la inversión necesaria para salir al mercado. Luego de haber empezado, más que centrarte en las ganancias, enfócate en la reinversión y evitar las pérdidas.

Logística

Puedes vender el mejor producto del mundo, pero si no tienes cómo despacharlo no tiene sentido un ecommerce sino una tienda física donde el cliente sea quien lo busque. Asegúrate de cubrir temas como el almacenamiento de los productos, los tiempos de entrega, las políticas de compra y devolución, la relación con distribuidores, empaquetado, envíos, etc.

Legalidad

Según tu país necesitarás asesoramiento distinto para constituir una empresa. Si eres autónomo, también. Asegúrate de registrar todo lo que necesites para que tanto tú como tus clientes y distribuidores estén amparados en un proceso transparente y cumplan con las obligaciones fiscales.

Además, tu página web debe cumplir con las leyes de la RGPD para proteger la privacidad de los datos de tus clientes (¡y los tuyos!).

Tu cliente ideal

¿Cómo es tu cliente ideal? Mejor conocido como buyer persona, es un personaje muy necesario dentro de las marcas para saber a qué nicho apuntamos. Si vendes, por ejemplo, accesorios de Yoga, ¿cómo sería ese cliente ideal? Podríamos imaginarnos a una mujer de entre 20 y 45 años, cuida de su cuerpo, está interesada en los temas holísticos y el bienestar, toma tiempo para sí misma y la relajación, le gusta la aromaterapia, vive en la ciudad, le gusta la comida saludable, ha viajado… y más. Eso evitará errores a la hora de comunicar la propuesta de valor. Si tenemos a este tipo de buyer persona saludable y enfocada al bienestar, es probable que los colores muy fuertes no sean la mejor elección o imágenes alusivas a ideas contrarias al bienestar no le generarán la impresión correcta.

Haz una página web orientada a convertir

Compra el dominio y el hosting. No escatimes, primero la calidad. Una caída en tu página significa una caída en tus ventas. Tu página web debe expresar quién eres como marca y debe ser convincente a la hora de guiar al usuario hasta la conversión o compra. Su diseño debe ser limpio y cuidado, la primera impresión es lo que cuenta. Asegúrate de que ver los productos sea fácil, rápido, y el proceso de compra sea intuitivo.

ecommerce

Necesitas un plan de marketing

Debes generar tráfico a tu web y comunicar efectivamente el mensaje de la marca y su propuesta de valor. Además debe haber medición y optimización de los resultados para tener siempre la mejor estrategia. ¿Por qué hay que monitorear? No solo para generar clientes nuevos, sino para volver a captar los que ya tienes. Al menos 36% de los que han sido tus clientes podrían volver a comprar si le haces el seguimiento correcto. Tu estrategia de marketing debe trabajar de la mano con los objetivos de negocios.

Extra tips

El dropshipping puede ser de mucha ayuda

Si venderás productos que no necesitas primero tener en tu almacén para luego venderlos, puedes utilizar el método de dropshipping, en el cual puedes escoger productos de alta calidad sin necesidad de tenerlos en el inventario, puedes comprar un modelo y mostrarlo en tu tienda online.

Empresas como Global-Whosale y semydress pueden encargarse del envío sin ser intermediarios con el cliente durante el proceso de compra. Solo deberás notificarles de la compra y ellos envían el producto en tu nombre.

Buenas fotos, buenas descripciones, buenos productos, buen empaque

Este subtítulo es bastante claro. Las fotos de tus productos deben ser de la calidad más óptima que sea posible lograr, con buenos ángulos y si es posible incluir imágenes del producto en uso.  Asegúrate de que la ficha del producto incluya no solo el precio, sino la talla, colores, métodos de pago, métodos de envío y una descripción que resalte todas las bondades de lo que intentas vender.

Completa bien el apartado de “Quiénes somos”

Posiblemente el usuario que entra a tu ecommerce no conoce tu página y todos somos un poco reacios a realizar una transacción con una marca que no conocemos bien. Llena bien los datos para que el usuario pueda conocerte, conozca los valores de tu marca y tus productos.

Crea un blog para tu web

Tener un blog en tu web puede ayudarte a generar más tráfico a la misma gracias al SEO y ofrecer tus productos de forma directa pero tocando temas alusivos a tu área de negocios y los usos que el cliente puede darle a tus productos o sus beneficios.

¿Estás listo(a) para crear tu ecommerce? ¡Cuéntame qué has aprendido en el proceso!

Esto también te puede interesar