Ux & Web Designer. See my works on maldonadoz.com/project/ Speaker on podcast Radio Emprendedor & Divipod WordPress Blogger & Divi Design Trainer on WPDivi.club

Los negocios online no son el futuro, claramente son el presente. Millones de empresas en el mundo ofrecen productos o servicios a través de plataformas en la red, sean propias, adaptadas o de terceros.

¿Quieres montarte en la ola? No es tan fácil como tener una página o publicar fotos en un perfil de alguna plataforma. Claro, si quieres hacerlo bien.

En este post veremos algunos aspectos a considerar antes de montar tu negocio online desde cero.

1.- Piensa en diferentes opciones y todas sus aristas

No te enamores del producto y luego del mercado. Imagina esto: como a todos nos gustan las golosinas, todos venderíamos golosinas, ¿y qué pasaría? Se saturaría el mercado, tendrías que vender todo a un precio muy bajo para poder competir… El resultado: un rotundo fracaso.

Todos empezamos con ideas bastante generales sobre lo que queremos hacer o vender. Pero… ¿cómo escoger una idea de negocio?

Lo primero es encontrar ese nicho poco explotado o aún sin explotar. Es decir, ese espacio, esa pregunta que el cliente tiene y tú puedes responder. Ahí donde hay una necesidad, hay una oportunidad.

Para detectar estas oportunidades puedes usar distintas herramientas:

  • Google Trends: Te muestra las búsquedas más comunes, palabras clave más populares y más información clasificada por país, región, etc.
  • Foros: Entra en foros relacionados a los temas que te interesa desarrollar para desarrollar tu negocio y empieza a detectar las necesidades en el mercado.
  • Grupos de Facebook y otras redes sociales: Usa las búsquedas de las redes sociales para encontrar las inquietudes de tus posibles clientes.
Quizá quieras ver  Tips de SEO para mejorar el posicionamiento de tu web con poco presupuesto

Chequea a tu competencia (¡súper importante!) para estudiar cómo están llenando ese nicho y en qué pueden estar fallando. Puede que tu modelo de negocio sea muy similar, pero termines haciéndolo mejor que tu competencia.

¿Quieres más ideas de negocios? ¡No te pierdas mi Podcast donde hablo sobre el Como hacer tu modelo Canvas!

2.- Delimita tu catálogo de productos o servicios

La recomendación principal siempre será la especialización pero debes responder tres preguntas:

¿Cuál es tu oferta específica?

Procura que no haya espacio para ambigüedades. Para este paso puedes ayudarte con una táctica similar a cuando escogemos pilares de contenido en redes sociales. Por ejemplo:

Tu tienda ofrece Zarcillos. Estos productos, según tu plan, deben ser:

  • De altísima calidad.
  • Hechos a mano.
  • No causan alergia.
  • A la moda.
  • Con materiales biodegradables.

Esto te dará una especie de checklist para que no pierdas el norte con lo que quieres ofrecer. Lo mismo sucedería con un negocio dedicado a algún servicio:

Tu negocio será una empresa veterinaria, con las siguientes características:

  • Es a domicilio.
  • 24 horas.
  • Podrá solicitarse mediante una aplicación.
  • Atiende todo tipo de animales.

¿Quién es tu cliente ideal?

No te lo imagines con base en lo que TÚ quisieras (aunque obviamente, es un aspecto que influye). Investiga, especifica sus características, crea un buyer persona o cliente ideal con edad, sexo, nivel socioeconómico, intereses, etc. Es hacia donde apuntará tu estrategia así que es información fundamental.

¿Qué necesito para vender dicho producto/servicio?

Principalmente, la adquisición del producto y su posterior distribución representan un costo para el emprendimiento y debe ser considerado. Impuestos, aduanas, cambios de moneda, costos por hora de tu tiempo, honorarios de servicios externos que debes contratar, todo debe ser considerado dentro de tu estructura de costos. Desde el origen del producto (si ya existe o debes fabricarlo) hasta el costo de envío para llegar a las manos del cliente.

Quizá quieras ver  6 Tips de automatizaciones en Marketing para emprendedores

Incluso si prestas un servicio, por ejemplo, de marketing digital, dentro de tu estructura de costos debes considerar cuánto te cuestan las herramientas que usas para realizar tu trabajo (sean objetos o herramientas digitales de pago), los costos de traslado, etc. Existe la creencia de que los negocios de servicios digitales son prácticamente gratis y sí, abarata costos, pero nada es gratuito.

3.- Nombre de tu marca

El nombre de la marca y posterior dominio de internet (procura que sea el mismo en todo tu ecosistema digital) debe ser:

  • Claro, porque la gente debe ubicarlo rápidamente o perderá la motivación.
  • Descriptivo, mediante el nombre deberíamos poder intuir de qué se trata la marca.
  • Fácil de escribir, porque no quieres que te confundan con otras marcas ni crear confusión.
  • Fácil de memorizar, porque quieres fidelizar a tu público y que vuelvan a adquirir tu producto o servicio..

Como recomendación extra, revisa el nombre también en mercados de otros idiomas, ya que si tu servicio o producto se ofrecerá a nivel internacional, no quieres verte en un aprieto por alguna palabra que en otro idioma resulta inapropiada.

4.- No olvides los aspectos legales

Encárgate de todos los procesos legales necesarios para que tu empresa esté siempre en regla. Registra la empresa, la marca, compra el dominio, registra el logo y obtén la identidad gráfica contratando a un buen diseñador. Haz todo lo que necesites (aunque la burocracia muchas veces sea un fastidio) para no terminar metido en un embrollo si alguien registra el nombre antes que tú. Cada país tiene requisitos legales específicos para los distintos tipos de negocios.

Quizá quieras ver  Qué es el Real Time Marketing y cómo aplicarlo en tu estrategia de contenidos

Recomendación extra: Revisa las redes sociales y crea los perfiles aunque aún no los vayas a usar. Cuando tengas tu estrategia de marketing no querrás encontrarte con la sorpresa de que existan perfiles con el nombre de tu marca.

5.- Estructura bien tu modelo de negocio

Tener un proceso es fundamental para tener el control de todo lo que sucede.

  • ¿Cómo se solicita el producto o servicio?
  • ¿Cómo se lleva a cabo la entrega?
  • ¿Cuál es la modalidad de pago que tu emprendimiento requiere?
  • ¿Cómo manejarás los reclamos? Establece las reglas de la forma más clara posible para evitar malentendidos con los clientes. Las políticas sobre devolución de dinero, devolución de productos, etc. deben ser totalmente explícitas.
  • ¿Cuál es el tiempo de entrega?

Entre otros muchísimos aspectos que tu negocio debe considerar. Procura que todo esté siempre por escrito y de forma explícita para que no haya espacio para dobles interpretaciones.

Si pensabas que tener un negocio online era fácil… ¡Tal vez sí lo es! Si eres organizado(a), sigues estos tips y esperas la segunda parte de este artículo otros conceptos básico que debes manejar para comenzar tu negocio online, tendrás exíto.

¡Nos leemos la semana que viene!